Berga y la región de los Pirineos Catalanes

640px-rathaus-berga

Los Pirineos se erigen como una frontera natural que separa la Península Ibérica del resto del continente europeo. La región se caracteriza por contar con frondosos bosques que cubren sus laderas de árboles de pino y roble, además de los pequeños pueblos y villas de montaña que encierran una rica cultura e historia que se remonta a siglos atrás.

Berga y su sistema montañoso

Berga y sus montañasEl sector catalán de este imponente cordón montañoso es fácilmente accesible desde las grandes ciudades de la Comunidad Autónoma de Cataluña; a sólo tres horas de Barcelona se encuentran algunos de los puntos de acceso más habituales a las montañas: el pueblo de Ripoll y la ciudad de Berga. Sus picos, que superan los 3400 metros de altura, son el escenario perfecto para los amantes del senderismo y el esquí (dependiendo de la estación del año), y allí pueden encontrarse algunos de los más famosos centros turísticos para la práctica de este deporte durante el invierno.

Los pueblos de la zona se caracterizan por conservar su aspecto medieval original y muchas de las tradiciones que se han originado durante ese período. En Berga, este atractivo está constituido por dos iglesias románicas del siglo X, el Santuari de Queralt y Saint Quirze de Pedret, y por una festividad que ha sido declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, “La Patum”. Esta atrae año a año miles de turistas de todas partes de España y el mundo, para celebrar la semana de Corpus Christi de acuerdo a las tradiciones del medioevo.

Los Pirineos Catalanes brindan a sus visitantes la posibilidad de disfrutar de sus majestuosos paisajes del modo que más prefieran, sea por medio de unas vacaciones dedicadas a recorrer los principales puntos turísticos de la región, o con una travesía que incluya deportes extremos y toda la adrenalina que encierra el turismo aventura.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *