Els Elois de Berga

El cuarto fin de semana de julio se celebra en la localidad de Berga la fiesta de Els Elois o la fiesta con agua y caballos

El último fin de semana de julio en Berga están de fiesta. Y en esta localidad cuando el calor más aprieta, ¡lo sofocan con cubos de agua! Sí, sí has oído bien porque el agua -junto con los caballos- es el elemento primordial de esta festividad, pero no se trata precisamente de agua bendita…

Orígenes de la fiesta

La fiesta es la herencia de una celebración de época medieval organizada por la “Cofraria dels Elois”, una antigua asociación gremial que agrupaba a los oficios de la villa de Berga. La primera referencia que se tiene de la cofradía data de 1.379 y estaba formada principalmente por traginers (personas dedicadas al transporte de mercancías valiéndose de animales como caballos, burros, mulas o bueyes). También había cofrades ferreteros, plateros, zapateros, molineros y otros oficios de la época.

Al tratarse de un gremio tan numeroso, el festejo tenía mucha repercusión. Consistía en desfilar encima de un animal de tiro con las cabalgaduras de gala y luciendo los mejores vestidos.

La fiesta del agua

Hoy en día los actos de Els Elois de Berga recuerdan bastante a los de San Antonio Abad (celebrados en todo el país durante el mes de enero): con una misa cantada, panecillos, un desfile… Y como San Eloy es el patrón de los arrieros, los animales también son bendecidos en este día. Hasta aquí todo son similitudes.

El último fin de semana de julio en la localidad catalana de Berga celebran Els Elois o la fiesta del agua y los caballos

Pero lo que hace única a la cabalgata de los Elois es el hecho de discurrir en medio de rociadas de agua. Porque en Berga se aseguran de que todo el mundo “sea bendecido” y, además de la bendición religiosa, reciben la popular… Con los vecinos desde sus balcones provistos de ollas y cubos llenos de agua e incluso de mangueras, encargados de que los jinetes y los animales queden bien remojados.

El programa festivo comienza el sábado con el primer pasacalle. El domingo por la mañana, tras un desayuno a base de coca y vino añejo, las caballerías salen de la plaza de Santa Magdalena y se detienen ante las escaleras de Sant Pere para la bendición. Durante el trayecto son mojados mientras bajan por la calle Mayor hacia Sant Francesc para el oficio. Luego, en los claustros de Sant Francesc, se reproduce una boda típica del Alto Bergadá. Por último, la comitiva se dirige a la plaza de Sant Joan donde se baila el tradicional Ballet de Déu.

¿De dónde surge esta curiosa costumbre pasada por agua?

Esta práctica se instauró a principios del siglo XX, cuando el campanero lanzó un balde de agua sobre los asistentes mientras, precisamente, el cura bendecía a los animales. Una acción espontánea hecha tradición, tanto que hoy es imposible concebir esta celebración sin el agua. Si la Patum es conocida como la fiesta del fuego, Els Elois son la fiesta del agua.

Así que, si vas a los Elois de Berga, ¡ten cuidado! ¡Porque quizá te caiga un chorro de agua en la cabeza!